Image: Pixabay

Pasear con tu perro no solo es saludable para el animal, es algo obligatorio. Sin embargo, existen una serie de riesgos para tu mascota, la mayoría tan comunes que muchas veces los podemos pasar por alto. Estos son los algunos de los riesgos a los que se enfrentan según los expertos.

La lista de advertencias la ofrecen los expertos de la clínica veterinaria Pure Paws en Manhattan, cinco peligros caninos de lo más comunes que generalmente pasamos por alto durante los paseos rutinarios. Empezamos.

Advertisement

mujer hombro TIZORAX Bolso multicolor para al Pesticidas y tratamientos anti plaga

El primer peligro de la lista va dirigido a los perros que trotan por algún césped cercano, zonas que pueden contener químicos para mantenerlos saludables o para protegerse de los insectos.

Si tu mascota rueda sobre este césped, la clínica veterinaria explica que puede desarrollar una erupción por contacto. “Se pueden poner con erosiones o incluso vómitos”. Si la piel del perro parece irritada, aconsejan lavarla con jabón. Si la irritación persiste, se puede administrar un antihistamínico o ponerse en contacto con un veterinario para obtener más información.

Advertisement

Además, los insecticidas generalmente están formulados para atacar insectos, no mamíferos, pero debes tener cuidado de evitar que tu perro no ingiera rodenticidas, los bloques de veneno que se encuentran cerca de los arbustos para matar ratones. El veneno causa hemorragias internas tanto en las plagas como en los perros.

Marihuana

Image: Max Pixel

Advertisement

Según la veterinaria Stephanie Liff, las leyes más laxas para la posesión de marihuana son una razón probable de la gran cantidad de casos reportados de ingestión accidental en mascotas en los últimos años. La razón se debe a que los perros pueden ser más susceptibles a los efectos de la droga que los humanos debido a que tienen más receptores cannabinoides. La doctora cuenta que la reacción de un perro depende de su tamaño.

La mayoría de los perros normalmente no se enferman, pero los perros más pequeños pueden experimentar presión arterial y una frecuencia cardíaca baja.

Si el animal está afectado, el seguimiento en el hogar debería ser suficiente. Si está aturdido o somnoliento, lo mejor es llevarlo a observación. El tratamiento generalmente está enfocado en la obtención de líquidos por vía intravenosa.

Advertisement

Agua 

A todos los perros les gusta beber cuando salen a pasear. El problema, según la clínica veterinaria, es que algunos estanques tienen un tipo de algas que son altamente tóxicas y pueden causar síntomas neurológicos, babeo excesivo y problemas gastrointestinales que requieren atención inmediata.

De igual forma, se debe intentar controlar al animal en aguas saladas, ya que ir a buscarlos a los océanos puede provocar la ingestión accidental, lo que también puede causar diarrea y deshidratación.

Advertisement

Además, y según Liff, “los charcos fangosos en los parques pueden contener bacterias llamadas leptospirosis, que pueden ser fatales”.

Chicles

Image: Max Pixel

Advertisement

Quien dice chicles dice cualquier resto de dulce o caramelo del suelo. Muchos de ellos se hacen con Xilitol, un sustituto del azúcar que no concuerda con el sistema digestivo de un perro. Según la clínica:

El efecto inmediato es que engaña al cuerpo haciéndole creer que es azúcar, lo que causa hipoglucemia. Estarán mareados y débiles. A una dosis lo suficientemente alta, los perros pueden desarrollar insuficiencia hepática dentro de las 72 horas.

¿Solución? Si sospechan consumo de xilitol, llevarlo al veterinario para obligarlos a vomitar.

Advertisement

Pan y similares

Gracias a las cafeterías que desechan la basura y a las personas que arrojan bocadillos a medio comer para que los disfruten las aves, un paseo con el perro puede exponerlo a un pan potencialmente peligroso. No tiene más solución que estar atento por la zona donde pasea el animal.

Por cierto, la clínica recuerda un clásico a tener en cuenta: que tu perro no se coma la caca de nadie. [Mental Floss]